Produccion: tabletas para mejorar el control final

Antes de verano de 2016, las tabletas habrán sustituido al soporte papel en el control final. Julien Rousic, técnico de calidad de producción, nos habla de este proyecto moderno y ambicioso con diversas ventajas.

¿Puedes explicarnos en qué consiste exactamente este proyecto?

El proyecto empezó hace unos 18 meses. Se trata de implantar en los talleres de producción un nuevo soporte de control final de los productos, en concreto una tableta táctil, en lugar de la tradicional acta de control sobre papel.

¿Qué ha motivado esta modernización?
El primer objetivo se orienta a la desmaterialización de las informaciones y el desarchivado del control final. Además, la utilización de las tabletas permitirá mejorar el seguimiento y garantizará una mayor capacidad de reacción, en particular en el caso de no conformidades o de reclamaciones de los clientes. Finalmente, la inversión en este tipo de soporte se incluye en la iniciativa de RSE de la empresa ya que reduce el consumo de papel.

¿Cómo funciona un control final cuando se realiza mediante una tableta?

El control se hace muy intuitivo e interactivo. Hemos trabajado con una empresa de desarrollo informático para la creación de una aplicación específica. Esta funciona como un escenario de Caméléon (nuestro software de configuración de grupo). En cada etapa del control hay una pregunta. El operador elige la respuesta adecuada entre las propuestas. La pantalla a la que accede a continuación depende de la respuesta dada y así hasta la validación final.
Algunas preguntas están ilustradas o incorporan comentarios de ayuda para facilitar su comprensión. Al iniciar una no conformidad el operador tiene también la posibilidad de tomar una fotografía con la tableta y adjuntarla para ilustrar el problema (arañazos por ejemplo).

En concreto ¿qué ventajas ofrece la utilización de las tabletas digitales?
La principal ventaja se encuentra en la personalización de cada control, que se adapta al grupo y su configuración, con datos procedentes de los registros del sistema CAMM. A continuación, la aplicación en tableta obliga a seguir una cronología en el control, incluso cuando es posible saltarse alguna etapa, lo que ofrece un marco que da más seguridad al operador. También hemos podido estandarizar determinados procesos (por ejemplo definir con precisión la posición de la documentación de los grupos). Desde el punto de vista de los operadores, como las tabletas disponen de un lector de códigos de barras el control del grupo puede interrumpirse y otra persona retomarlo el día siguiente justo donde se ha detenido. También se acabaron los problemas para entender la letra que podía haber en el caso del papel. Finalmente, los operadores agradecen la simplicidad y rapidez de consulta de los elementos técnicos de cada grupo (número de serie....).

Precisamente ¿cómo se ha realizado la integración de esta herramienta en el taller entre los controladores?

Durante varios meses hemos trabajado con 5 referentes, que han tenido la misión de probar la aplicación y aportarnos sus indicaciones sobre la marcha. Estas indicaciones nos han permitido corregir los escenarios y mejorar el funcionamiento de la aplicación. Poco después ampliamos la utilización de la tableta a otros controladores. Ahora son 42 quienes las utilizan. Aunque hayamos tenido que afrontar las legítimas reticencias de algunas personas ante una nueva herramienta y unos nuevos modos de trabajar, las respuestas de la experiencia son buenas, gracias a las ventajas que he mencionado.

¿Cuál es la próxima etapa?
De momento el sistema se ha desarrollado en las líneas GR, GK y GX (más o menos grupos de 6 a 700 kVA) de KII. A continuación se aplicará en la línea GV (grandes potencias). Antes de verano de 2016 se pondrá una veintena de tabletas de 11" a disposición de una cuarentena de controladores.





Réalisation : id3i.fr